Un cóctel debe tener dos cosas para convertirse en un clásico: debe saber bien y tener un buen nombre.

Ejemplo Sidecar: coñac, jugo de limón y licor de naranja. El Sidecar es un clásico: gran nombre, gran bebida. Ahora bien, si tuviera que sustituir la ginebra por coñac, tendría un cóctel llamado White Lady, que sigue siendo una bebida bastante sabrosa, pero el nombre es desafortunado, por lo que probablemente nunca hayas oído hablar de él. Los sidecars de whisky no saben lo suficientemente bien como para tener un nombre, ¿pero los sidecars de tequila sí? Bueno, lo llamamos Margarita y es uno de los cócteles más populares del mundo. No solo es sorprendente, sino que la palabra «margarita» es evocadora y se sale de la lengua. ¿Margarita habría conquistado el mundo si lo hubieran llamado «El secreto del amor»? Uno tiende a dudarlo.

Digo todo esto para decir esto: el Aviation es un cóctel clásico, pero casi no lo era. Solíamos pensar que se hacía con tres ingredientes: ginebra, jugo de limón y licor de marrasquino, una simple ginebra agria con licor en lugar de azúcar, e inventada en 1930, reimpresa en el famoso libro de Harry Craddock. Libro de cócteles Savoy. El libro de Craddock fue algo así como un texto sagrado para los mixólogos en esos primeros años del renacimiento de los cócteles, una tumba anunciada de unos 700 cócteles muertos hace mucho tiempo que esperaban ser desenterrados y revividos.

La aviación era una de ellas, pero tenía dos problemas. La primera fue que sabía bastante bien pero se olvidaba: valía la pena intentarlo una vez, es poco probable que vuelva a pedirlo. En segundo lugar, nadie tenía idea de por qué se llamaba «Aviación», por lo que era más confuso que discordante. Estos problemas persistieron hasta 2004, cuando el historiador David Wondrich descubrió un libro de cócteles previamente desconocido que contenía una receta de aviación anterior publicada 14 años antes. Saboya, por un cantinero llamado Hugo Ensslin. Su receta tenía la conocida ginebra, limón y licor de marrasquino, pero incluía un cuarto ingrediente, uno que el Saboya omitido mientras resolvía los problemas tanto del sabor no inspirado como del nombre misterioso: Ensslin agregó algunos toques de la crema violeta lila, que no solo lo hace deliciosamente floral sino que también le da al cóctel un azul cielo pálido.

tu usas máximo 0,25 onzas (alrededor de una cucharadita y media) de crema de violetas, pero es difícil exagerar sus efectos. La ginebra proporciona la columna vertebral, el limón proporciona la acidez y la emoción necesarias, y el marrasquino aporta una complejidad profundamente funky. Es la violeta la que aporta la nota de cabeza, un flautín que revolotea en el paladar, un sabor a la vez delicado y potente. Los demás le dan una bonita base, pero el morado lo hace precioso.

En cuanto al nombre, remóntese a 1916. Los hermanos Wright en Kitty Hawk estaban en 1903, y los récords se establecieron y rompieron constantemente en las décadas siguientes cuando la humanidad comenzó a darse cuenta de la maravilla del vuelo humano. La palabra «aviación» habría sido una promesa ilimitada para todos aquellos que contemplaron el color del cielo y se atrevieron a soñar con posibilidades. Es irrelevante que ahora esté aludiendo a alguien en pantalones de chándal que tuitea con odio sobre los retrasos por el clima en Delta Airlines. Este cóctel sabe como si fuera de una época pasada y, combinado con el nombre, evoca esa sensación de asombro a fuego lento durante mucho tiempo. Por eso es un clásico.

aviación

NOTAS SOBRE LOS INGREDIENTES

Ginebra: El problema persistente con la creación de grandes planos es que es demasiado fácil hacerlos demasiado agresivos, ya sea demasiado fuertes, demasiado florales, demasiado agrios o, lamentablemente, a veces, las tres cosas. Para evitar algo demasiado fuerte, necesitas una ginebra suave, que no te golpee con demasiado alcohol y una tonelada de enebro. Mi ginebra favorita aquí es probablemente Plymouth, que es un poco más rica en textura y tiene una graduación modesta de 92.4, e incluso entonces reduje las medidas a 1.75 oz. el estándar de 2 oz. Si no puede encontrar eso, trate de no ir más allá del 45 por ciento, donde algo como St. George Botanivore Gin sería genial.

cereza marrasquino: El licor de marrasquino es un licor elaborado con la cereza agria marasca que crece a lo largo del mar Adriático en Italia y Croacia. Es inusual entre los licores porque se destila de las cerezas en lugar de infundirlas. Mientras que otros licores generalmente saben como sus nombres (el licor de naranja sabe a naranjas, etc.), el licor de marrasquino sabe a cerezas de la misma manera que el bourbon. como el maíz, tal vez un poco, pero sobre todo tiene un sabor terroso, funky y complejo. En cuanto a la marca, el Luxardo con techo de paja es, con mucho, el más popular y probablemente el único al que puede acceder sin visitar una tienda especializada. Por suerte funciona muy bien. Otros pueden o no funcionar dependiendo de la marca. Para ser honesto, no creo haber hecho nunca un avión con otra cosa.

Crema violeta: Un licor de violeta. Jugoso y especiado e intensamente floral. Úselo con moderación: si usa lo suficiente como para sumergir el cóctel en un azul cobalto real al mediodía, el resultado será…

▷▷ 2022 ▷ Cómo hacer un cóctel de ginebra y crema de violetas – ventos.site

▷▷ 2022 ▷ Cómo hacer un cóctel de ginebra y crema de violetas – ventos.site

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *