El empleado estadounidense promedio pasa aproximadamente una cuarta parte de la semana laboral revisando los cientos de correos electrónicos que todos enviamos y recibimos todos los días.