Es un adagio bien conocido: lo que nos sucede juega un papel mucho menor en nuestra felicidad y éxito que nuestras respuestas.

Para desarrollar y mantener el tipo de fortaleza mental que requiere el éxito, es crucial que mantenga sus pensamientos y conversaciones internas positivas y evite los hábitos que conducen a la negatividad y los comportamientos poco saludables.

Las personas más fuertes no son las que muestran fuerza frente a nosotros sino las que ganan batallas que nunca los vemos pelear.

Ayúdese a mantenerse preparado para lo que se le presente mañana practicando buenos hábitos mentales y de actitud:

1. Estabilidad emocional. El liderazgo a menudo requiere que tomes buenas decisiones bajo presión. Es importante que mantenga su capacidad para mantenerse objetivo y ofrecer el mismo nivel de rendimiento, independientemente de lo que sienta.

2. Perspectiva. La fuerza mental te permite continuar cuando el mundo parece haberse vuelto en tu contra. Aprenda a mantener sus problemas en la perspectiva adecuada sin perder de vista lo que necesita lograr.

3. Disposición para el cambio. Si el cambio es realmente la única constante, entonces la flexibilidad y la adaptabilidad se encuentran entre los rasgos más importantes que puede desarrollar.

4. Desprendimiento. Puedes superar los reveses y salir aún más fuerte si recuerdas que no se trata de ti. No te tomes las cosas personalmente ni pierdas el tiempo preguntándote ¿Por qué yo? En su lugar, concéntrese en lo que puede controlar.

5. Fuerza bajo estrés. Mantén la resiliencia frente a las presiones negativas desarrollando tu capacidad para lidiar con situaciones estresantes.

6. Preparación para los desafíos. La vida y los negocios están llenos de demandas cotidianas, crisis ocasionales y giros inesperados. Asegúrese de tener los recursos para soportar las crisis profesionales y personales que tarde o temprano enfrentará.

7. Enfoque. Mantenga su atención en los resultados a largo plazo para mantenerse estable frente a obstáculos reales o potenciales.

8. La actitud correcta ante los contratiempos. Las complicaciones, los efectos secundarios no deseados y las fallas completas son parte del paisaje. Mitigue el daño, aprenda las lecciones que lo ayudarán en el futuro y siga adelante.

9. Autovalidación. No se preocupe por complacer a los demás: esa es una propuesta de éxito o error para cualquiera, excepto para el peor tipo de gofres. En cambio, haz un esfuerzo concentrado para hacer lo correcto y saber lo que representas.

10. Paciencia. No espere resultados inmediatos ni apresure las cosas antes de tiempo. Cualquier cosa que valga la pena requiere trabajo duro y resistencia; ver todo como un trabajo en progreso.

11. Controlar. Evita regalar tu poder a otros. Tienes el control de tus acciones y emociones; tu fuerza está en tu capacidad para manejar la forma en que respondes a lo que les está sucediendo.

12. Aceptación. No te quejes de las cosas sobre las que no tienes control. Reconoce que lo único que siempre puedes controlar es tu propia respuesta y actitud, y usa esos atributos de manera efectiva.

13. Resistencia ante el fracaso.Ve el fracaso como una oportunidad para crecer y mejorar, no como una razón para rendirte. Esté dispuesto a seguir intentándolo hasta que lo haga bien.

14. Positividad inquebrantable. Mantente positivo incluso, especialmente, cuando te encuentres con personas negativas. Elévalos; nunca te deprimas. No permita que los detractores arruinen el espíritu de lo que está logrando.

15. Contentamiento. No pierda el tiempo envidiando el automóvil, la casa, el cónyuge, el trabajo o la familia de otra persona. En lugar de eso, sé agradecido por lo que tienes. Concéntrese en lo que ha logrado y lo que va a lograr en lugar de mirar por encima del hombro y tener envidia de lo que tiene otra persona.

16. Tenacidad. Todo se reduce a solo tres palabras: Nunca te rindas.

17. Una fuerte brújula interna. Cuando tu sentido de la dirección está profundamente interiorizado, nunca tendrás que preocuparte por perderte. Mantente fiel a tu rumbo.

18. Estándares intransigentes. Los tiempos difíciles o las dificultades comerciales no son buenas razones para bajar el listón. Mantenga sus estándares altos.

Convertirse en una persona mentalmente fuerte requiere práctica y atención plena. Requiere sintonizarse con sus malos hábitos y esforzarse por aprender nuevos hábitos para reemplazarlos. Y a veces simplemente significa aprender a salirse de su propio camino y dejar que las cosas sucedan.

Las opiniones expresadas aquí por los columnistas de Inc.com son propias, no de Inc.com.

18 formas poderosas de desarrollar tu fortaleza mental

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *