Es la habilidad de negocios que más temen las personas, pero una vez que superas los nervios iniciales, ser un buen orador en público realmente no es tan difícil.

Como la mayoría de las habilidades, puede volverse competente, si no excelente, si está dispuesto a dedicar tiempo a la práctica y la planificación.

Aquí hay 30 habilidades esenciales que debe tener para ser un orador increíble:

1. Conozca a su audiencia. A menos que ya los conozca bien, debe planear dedicar tiempo a investigar y comprender a su audiencia, así como su tema.

2. Elija su tema con cuidado. Si se encuentra en una situación en la que tiene la libertad de elegir su tema, asegúrese de considerar su oportunidad y relevancia junto con su nivel de conocimiento y el posible interés de la audiencia.

3. La práctica hace al maestro. Incluso en un ambiente informal, desea sonar pulido, con todo fluyendo naturalmente. Eso significa mucha práctica. Los grandes oradores ensayan, y lo hacen muchas, muchas veces.

4. Manténgase enfocado. Cíñete a los puntos que has planeado hacer y no dejes que las cosas se desvíen de su curso.

5. Trátelo como un viaje. Establezca el contexto, prepare a la audiencia y luego llévelos a donde quiere que vayan.

6. Llama su atención. Abre el discurso con algo llamativo y pegadizo. Es un buen momento para el humor. Haz contacto visual y deja que la audiencia sepa que los ves desde el principio.

7. Empoderar y energizar. Su audiencia seguirá su señal, así que sea apasionado, enérgico y empoderador. Si no se siente empoderado por lo que está diciendo, no puede esperar que su audiencia esté emocionada.

8. Sea respetuoso. Trata a tu audiencia con respeto. No les hable mal ni se vuelva hostil, pero sea respetuoso en todo lo que haga y diga.

9. Cuenta una historia. Un buen presentador es un gran narrador. Tu audiencia no quiere ser sermoneada; quieren ser movidos. Cuente la historia de tal manera que las personas sientan que la están viviendo.

10. Evite actuar. ¡Hablar no es actuar! No estás allí para desempeñar un papel, sino para hablar y ser tú mismo. La artificialidad crea distancia entre usted y su audiencia.

11. Sea (apropiadamente) divertido. El sentido del humor y el tiempo para pronunciar una línea divertida hacen que seas un gran orador. Solo tenga cuidado de pensar bien sus chistes, ensayar su entrega y no abusar de ellos.

12. Sintoniza. Modula tu voz: cambia el tono, el volumen y el ritmo para mantener a tu audiencia interesada.

13. Presta atención a tu lenguaje corporal. Puedes reforzar tus puntos y conectar con la audiencia con tu postura y gestos.

14. No olvides respirar. Haga una pausa antes y después de las ideas importantes. No tenga miedo del silencio, que se sentirá mucho más largo para usted que para la audiencia. Una pausa les da tiempo a las personas para asimilar completamente lo que estás diciendo.

15. Haz contacto visual. No mire fijamente, pero mire alrededor de la sala y escanee a las personas en la audiencia, haciendo un breve contacto visual con las personas en todas las áreas del espacio.

16. Usa las imágenes sabiamente. Utilice imágenes que apoyen su mensaje, pero no deje que se conviertan en toda la historia. Nunca lea una diapositiva a la audiencia.

17. Muestre confianza y aplomo. Incluso si estás fingiendo, mantén tu voz segura y serena, ni nerviosa ni arrogante.

18. Transmite carácter. Deje que su sinceridad, convicción y entusiasmo brillen.

19. Sea su yo genuino. No intentes copiar a alguien más o crear una mejor versión de ti mismo. Sé la misma persona que estás lejos del podio.

20. No presumas. Está bien resaltar tu experiencia u ofrecer historias para conectarte con la audiencia, pero la humildad te dará mucha más autoridad que fanfarronear.

21. Hablar desde el corazón. Habla a tu audiencia como si fueran tus amigos. Sea sincero, auténtico, positivo.

22. Mostrar vulnerabilidad. Permítete ser humano. Cuando las personas puedan ver que estás sujeto a errores y pasos en falso, se conectarán contigo más profundamente.

23. No hables mal. Mantenga su estilo conversacional; hable a su audiencia, no a ellos.

24. Sonido potente. Usa oraciones cortas y simples. No se apresure, pero hable despacio y con claridad.

25. Déjalos con ganas de más. Deténgase mucho antes de que las personas comiencen a inquietarse y mirar sus relojes.

26. Cierra fuerte. Cierra el discurso con un comentario impactante e impresionante. Recuerde que un gran comienzo y final son los elementos más importantes.

27. Sea accesible. Esté disponible después de hablar para que las personas puedan compartir lo que tienen en mente, y lo tomarán a usted y a sus ideas más en serio.

28. Sea memorable. Ser un orador promedio, o incluso uno bueno, no le brindará la atención que se merece. Sea memorable. Haz todo lo que puedas para que lo que dices viva en los corazones y las mentes de quienes te escuchan.

29. Busque retroalimentación. Obtenga comentarios sinceros de tantas personas como pueda, tanto en el ensayo como después de la charla. Entonces puedes construir sobre lo que haces bien y trabajar en tus puntos débiles.

30. Escucha y aprende. Preste atención a otros oradores: en conferencias y eventos, en programas políticos y dentro de su comunidad.

Las opiniones expresadas aquí por los columnistas de Inc.com son propias, no de Inc.com.

30 habilidades cruciales que necesitas para ser un orador increíble

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *