Gandhi dijo: «La mejor manera de encontrarte a ti mismo es perderte al servicio de los demás».

Y una de las formas más efectivas de servir es a través de pequeños actos de bondad que se conviertan en hábitos cotidianos. Pueden parecer pequeñas cosas, pero la mayoría de nosotros podemos recordar un momento en que una cosa aparentemente pequeña, una palabra amable, una mano amiga, ha dejado una marca memorable y una gran diferencia.

Aquí hay algunas ideas simples sobre cómo puedes dejar tu huella:

1. Presta toda tu atención. Esté presente y disponible para aquellos con los que está.

2. Sea un solucionador de problemas. Hágase conocido como una persona que tiene soluciones y respuestas, o que sabe dónde encontrarlas.

3. Recuerda los nombres de las personas. Los hace sentir valorados y deja una gran impresión.

4. Pregunte «¿Cómo puedo ayudar?» Sé la persona que siempre está dispuesta. Solo la oferta comunica que valoras a alguien.

5. Establezca estándares altos. Deja que los demás siempre te vean haciendo y dando lo mejor de ti.

6. Haz que tu contribución sea mayor que tu recompensa. Siempre da un poco más de lo que recibes.

7. Liderar con integridad, sin importar cuánto cueste. Es lo correcto en cualquier caso, pero también facilita que aquellos que te ven hagan lo mismo.

8. Sonrisa. Una sonrisa es una invitación a conectar.

9. Felicite a la persona en los primeros 30 segundos de la conversación. Elige algo específico y personal. Hará que la persona se sienta valorada.

10. Haz que las personas se sientan bien consigo mismas. Reconocer sus dones y talentos.

11. Escucha en silencio. Escucha es un anagrama de silencio. Trate de escuchar sin interrumpir.

12. Haz contacto visual. Como dice el refrán, los ojos son la ventana del alma. Cuando puedes mirar a alguien directamente a los ojos, estás diciendo que valoras a la persona y quieres conectarte.

13. Mostrar respeto. Es el resultado final de cada persona que conoces.

14. Comparte el crédito. Cuando se haya logrado algo importante, comparta el crédito. Recuerda, nunca nada grande se logró solo.

15. Habla con la gente, no a ellos. Involucra a las personas conectándote verdaderamente con ellas.

16. Envíalo. Cuando descubras un artículo, publicación de blog o libro que creas que alguien pueda beneficiarse, envíalo con un texto o una nota personal. Reenvíe información que agregue valor y brinde beneficios a otros, y hágales saber por qué pensó que la encontrarían útil.

17. Sueña en grande para los demás. Inculcarles la pasión de que pueden ser más y hacer más.

18. Manténgase alejado de la toxicidad. Ayude a otros a aprender qué es tóxico en sus vidas y cómo evitarlo.

19. No lo dudes. Trate de ser la primera persona en comunicarse con alguien cuando crea que la persona podría necesitar ayuda.

20. Mantén una actitud positiva. La actitud es contagiosa, así que transmite solo buenos sentimientos.

21. Celebra ocasiones especiales. Recuerde los cumpleaños y aniversarios de las personas; asegúrese de enviarles una nota o una tarjeta, llamándolos. Incluso un mensaje de texto rápido es reflexivo. Usa la tecnología para ayudarte a recordar.

22. Ayude a las personas a enfocarse en sus fortalezas, no en sus debilidades. Señale sus fortalezas y cualidades únicas, y ayúdelos amablemente con las partes con las que están luchando.

23. Envía notas escritas a mano. Es mucho más personal y demuestra que has invertido tiempo en expresarte.

24. Da sin que te pidan. Mientras sepa que es apropiado, haga algo útil sin que se lo pidan.

25. Lleva siempre algo a la mesa. Recursos, ideas, oportunidades, incluso un artículo o una buena cotización pueden comunicar su interés e inversión.

26. Dale a la gente tu confianza. Es la base de todas las grandes relaciones.

27. Comunícate apropiadamente. Adapte su comunicación al momento, lugar y persona. No todo merece la misma atención.

28. Destaca lo que se puede pasar por alto. Asegúrese de notar las cosas que otros pueden no notar.

29. Haz conexiones significativas. No hables siempre de trabajo; Pregunte sobre algo personal que sea significativo y apropiado.

30. Sé puntual. Cuando llegas a tiempo, muestras respeto por los demás.

31. Haz un esfuerzo adicional. Si ya tiene el hábito de realizar pequeños actos de bondad, piense en formas de ir más allá. El esfuerzo extra hace que las personas se sientan extra bien.

32. Sea una caja de resonancia. Esté disponible si alguien quiere presentar ideas o pensar las cosas. Ofrezca ayuda cuando se presenten puntos ciegos o se necesiten nuevas ideas. Ayude a llevar el pensamiento de otra persona a un nuevo nivel.

33. Asigne a alguien una tarea especial y observe cómo la cumple.. Haz que la gente sepa que crees en ellos haciéndolos estirarse. Valorar a alguien va un largo camino.

34. Exprese un profundo aprecio por las formas en que las personas agregan valor a su vida. Las personas a menudo tienen dificultades para aceptar los cumplidos, pero reconocer sus fortalezas y su trabajo es una forma concreta de hacer que se sientan bien.

35. Renueva la confianza. Todos luchan; encontrar maneras de reforzar la confianza de alguien.

36. Trata a las personas como quieres que te traten. Esta es la regla más fundamental de estar con los demás.

37. Sé sincero en tu sinceridad. No es algo que puedas fingir.

38. Pagar hacia adelante. Modele la generosidad y la bondad siempre.

39. Ofrezca retroalimentación constructiva. La retroalimentación es un regalo cuando se presenta de manera positiva.

40. Delegado. Hace que las personas se sientan valoradas y empoderadas.

41. Sorprende a la gente haciendo algo bien. Y luego elógielo por ello o demuéstrele que lo notó.

42. Invita a las personas a ser parte de una causa que es más grande que ellos. Invítelos a soñar en grande y jugar aún más grande.

43. No lleves la cuenta. Da porque quieres dar y no porque estés sumando la cuenta.

44. Haz que todos ganen. Apoyar a otros no es un juego de suma cero.

45. No defraudes a la gente. Cumple tus promesas y compromisos.

46. ​​Da lo mejor de ti. Da todo lo que haces tu mejor esfuerzo. Importa.

47. Conoce gente a mitad de camino. Siempre hay una manera de resolver un conflicto.

48. Agrega valor constantemente. Se necesita disciplina y sacrificio, pero vale la pena el esfuerzo.

49. Inicia un movimiento. Inspirar a otros para inspirar a otros.

50. Vive cada día como si fuera el último. Demuestra que aprecias tu vida y la de los que te rodean.

Imagine lo que podría pasar si dedicamos nuestro tiempo a aportar valor a los demás, incluso si hacemos una cosa todos los días. Recuerda, el gesto más pequeño puede marcar una gran diferencia y dejar la huella más profunda.

Las opiniones expresadas aquí por los columnistas de Inc.com son propias, no de Inc.com.

50 hábitos simples pero poderosos para dejar tu huella

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *