La felicidad es difícil de encontrar, y algunas personas pasan toda su vida ganando promociones, ganando dinero y pasando tiempo con la gente solo para descubrir que la felicidad se les ha escapado. Es bien sabido que la felicidad es algo más que la riqueza objetiva o lo que haces en la vida: se trata de tu perspectiva y de cómo reaccionas ante las cosas que suceden a tu alrededor.

Hay siete rasgos fundamentales que solo tienen las personas genuinamente felices, y si quieres encontrar la felicidad y la satisfacción en tu propia vida, tendrás que aprender a incorporarlos:

1. Gratitud. La gratitud es esencial para la felicidad. Tienes que apreciar verdaderamente todo lo que tienes en la vida para estar satisfecho con ello. Si no te sientes agradecido, siempre estarás buscando más, sin importar cuánto ya tengas. Podría ganar el salario mínimo o un salario de seis cifras y aún así desear constantemente más en lugar de estar agradecido de tener un trabajo. Podrías sentir resentimiento hacia tus padres y desear que fueran diferentes en lugar de apreciar el hecho de que están vivos y bien. Exprese su gratitud, abiertamente y con frecuencia, por todas las grandes cosas de su vida, y olvide lo que «podría» tener; concéntrese en lo que tiene.

2. Enfoque actual. Las personas felices tienden a vivir el momento. No están preocupados por las cosas que han hecho en el pasado y no están pensando constantemente en el futuro. No importa si estos pensamientos son positivos o negativos; podrías pensar muy positivamente sobre el futuro, pero si no te enfocas en el momento presente, no serás feliz en el momento presente. Es importante recordar el pasado, pero es dañino vivir en él, al igual que es importante planificar el futuro, pero es dañino obsesionarse con él. Enfócate en ser feliz ahora mismo.

3. Humor. El humor también es importante, sin importar quién seas o dónde trabajes. Las personas verdaderamente felices suelen encontrar el humor en casi cualquier cosa. Aprecian las bromas y no tienen miedo de reírse a carcajadas cuando piensan que algo es divertido. Se ha demostrado que reír es beneficioso no solo para la salud emocional, sino también para la salud física. Libera endorfinas, te ayuda a relajarte y te ayuda a manejar mejor el estrés. Incluso el simple acto de sonreír puede tener algunos de estos efectos, así que si quieres ser más feliz en tu propia vida, comienza a reír y sonreír cada vez que puedas, y rodéate de otras personas que aprecien el humor.

4. Autoconfianza. La confianza va un largo camino. Tener fe en tus propias habilidades te hace sentir menos estresado: pasas menos tiempo preocupándote por si eres lo suficientemente bueno o no para lograr algo y más tiempo tratando activamente de lograrlo. Cuando te sientes seguro, tus dudas y aprensiones no te agobian y puedes concentrarte en lo que tienes delante. Las personas seguras tienden a desempeñarse mejor cuando enfrentan obstáculos y experimentan menos estrés en general, por lo que no es un misterio por qué la confianza generalmente se asocia con la felicidad. Desarrollar confianza puede ser difícil, especialmente en la edad adulta, pero es posible entrenarse para tener más confianza practicando el pensamiento positivo y recordando sus habilidades en lugar de sus fallas.

5. Adaptabilidad. La vida cambia con mucha más frecuencia y de manera más impredecible de lo que a la mayoría de nosotros nos gustaría. Los nuevos obstáculos van desde un camino cerrado en su viaje normal hasta un desastre natural que destruye su hogar, que van desde lo irritante hasta lo devastador. Pero las personas más felices en la vida no son las que se enfocan en la interferencia o el obstáculo, son las que se enfocan en encontrar la mejor manera de sortear el obstáculo. Debido a que son adaptables, no tienen que preocuparse por lo impredecible de la vida y no se estresan tanto cuando surge algo importante. Simplemente encuentran otra forma de avanzar y continúan.

6. Optimismo. El poder del pensamiento positivo no puede ser exagerado. El simple hecho de creer que las cosas saldrán bien al final lo ayudará a controlar su estrés de manera regular y a pensar de manera más positiva sobre su situación actual. Los optimistas encuentran lo mejor en todo y nunca se consumen con la necesidad de buscar fallas. Ver constantemente el mundo a través de una lente positiva hará que el mundo parezca más positivo y, como resultado, serás más feliz de vivir en él. Fomentar el optimismo puede ser difícil, especialmente si estás acostumbrado a una línea de pensamiento cínica, pero con la práctica, es posible cambiar tu perspectiva.

7. Valores intangibles. Finalmente, las personas felices no están obsesionadas con recompensas o destinos tangibles. No les preocupa llegar a una determinada posición, ganar una cierta cantidad de dinero o tener ciertas cosas materiales. Están más preocupados por las partes intangibles de la vida: la amistad, la diversión y la familia. Priorizan las experiencias sobre las posesiones y no tratan de medir sus vidas en términos de cuánta riqueza tienen. En cierto modo, priorizan sus verdaderos sentimientos de felicidad sobre lo que perciben que está relacionado con la felicidad, así que considere sus valores cuidadosamente y examine cómo se siente realmente con respecto a ellos.

La felicidad no se trata de llegar a un destino o lograr una meta; se trata de disfrutar el viaje que es la vida. Mantenerte agradecido por lo que tienes, centrado en el presente y positivo sin importar lo que te pase puede ayudarte a desbloquear finalmente la felicidad que te mereces. Tienes el control de tus propias emociones, así que mantén una mejor actitud y una mejor perspectiva, y la felicidad seguramente te seguirá.

Las opiniones expresadas aquí por los columnistas de Inc.com son propias, no de Inc.com.

7 características que solo tienen las personas felices

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *