«Lo que sea que puedas hacer, o sueñes que puedes hacer, comienzalo.
¡La audacia tiene genio, poder y magia en ella!»

El día que me fui a la universidad, un amigo me dio esta cita, que cuestionablemente se atribuye a Johann Wolfgang von Goethe. A lo largo de los años, me ha inspirado y lo he visto publicado en las paredes y tableros de anuncios de muchos empresarios y líderes.

Las personas audaces se destacan del grupo. Son confiados, valientes y dirigidos. Creo que hay audacia en la mayoría de las personas. Dadas las circunstancias adecuadas, muchos tomarán medidas para mejorar el mundo que los rodea.

Las personas que eligen ser audaces inspiran no solo porque logran grandes cosas, sino porque también fomentan el crecimiento, el progreso y el movimiento para ellos mismos y para quienes los rodean. Lamentablemente, muchas más personas esperan a alguien que sea audaz para liderar el camino, con la esperanza de que, de alguna manera, la suerte les brinde el éxito.

Tal vez sea hora de desatar el líder audaz que llevas dentro. Intente agregar estas siete acciones a su repertorio diario y vea cuánto más rápido la magia de la audacia lo lleva hacia el éxito.

1. Son dueños de sus defectos y fortalezas. Hay una diferencia entre la audacia y el descuido. Los líderes audaces tienen una fuerte conciencia de sí mismos. Saben cuándo deben tomar medidas audaces y cuándo están fuera de su elemento. Minimizan el riesgo para ellos mismos y para los demás al reevaluarse constantemente e involucrar a otros para adaptarse a la debilidad personal. ¿Quieres ser un líder audaz? Sea más consciente de sí mismo. Involucre a otros que puedan complementar sus fortalezas y compensar sus debilidades.

2. Mantienen prioridades claras. Alguien que constantemente entra en acción sin un plan no es audaz, solo tonto. Las personas audaces conocen sus objetivos y los priorizan con claridad. Pueden darse el lujo de ser audaces porque pueden reconocer la oportunidad adecuada cuando se presenta. ¿Quieres ser un líder audaz? Sepa claramente lo que necesita lograr y busque esas oportunidades que harán avanzar al equipo. Evite las actividades sin importancia que conducen a la distracción.

3. Hablan. Las personas audaces no son necesariamente ruidosas o bulliciosas, pero cuando tienen algo que decir, lo dicen. Más importante aún, entienden cuándo y cómo decirlo. Ser audaz no es igual a ser un matón o un bocazas. Los líderes audaces deben tener mejor tacto y empatía, porque la naturaleza misma de sus palabras tendrá poder e impacto. Los líderes audaces también entienden que el silencio es a menudo la mejor declaración que uno puede hacer y lo usan con prudencia. ¿Quieres ser un líder audaz? Di lo que hay que decir antes de que el silencio descarrile al equipo.

4. Emparejan acción con conocimiento. Aunque los líderes audaces son propensos a la acción, rara vez se les considera imprudentes. Aplican el mismo sentido de acción al aprendizaje y la debida diligencia que a cualquier otra actividad. Los líderes audaces quieren asegurarse de que sus acciones conduzcan al éxito, por lo que investigan antes de llevar a su equipo al cargo. ¿Quieres ser un líder audaz? Mejore sus probabilidades de éxito haciendo su tarea. Aumentarás tu confianza y tu tasa de éxito.

5. Aceptan el valor del fracaso. Nadie se siente totalmente cómodo con el fracaso, pero los líderes audaces entienden que las mayores recompensas se derivan de un mayor riesgo. Aún así, saben cómo mitigar el riesgo catastrófico y cómo proteger a su equipo. Los líderes audaces también saben cómo utilizar el riesgo a su favor. Aprovechan la energía y la adrenalina y se aseguran de que cada fracaso sea una oportunidad de aprendizaje. ¿Quieres ser un líder audaz? Haga del fracaso una parte aceptable de su proceso. Enseñe al equipo cómo evaluar y limitar el riesgo, para que puedan ocurrir errores sin una destrucción total. Luego haga que la gente aprenda y reinicie.

6. Aprovechan al máximo las pequeñas ganancias. Muchas personas se sientan y esperan la «oportunidad adecuada» antes de estar dispuestas a dar un paso al frente y actuar. Lamentablemente, a veces esa oportunidad correcta nunca llega. Las personas audaces entienden que rara vez una situación es perfecta desde el principio. Buscan aprovechar al máximo cualquier conjunto de circunstancias que puedan conducir a la victoria, incluso si es pequeña. Acumulativamente, las pequeñas victorias consistentes significan éxito, atrayendo seguidores. ¿Quieres ser un líder audaz? Comienza con una pequeña batalla que creas que puedes ganar, traza un plan y salta al campo. Ganar genera confianza, así como su reputación.

7. Construyen impulso. Las personas audaces reconocen que una sola victoria no es suficiente para sostener el liderazgo. Trabajan para crear una serie de acciones que ayudan al equipo a ganar confianza, velocidad y poder. Tienen un sentido de cuándo agregar energía para impulsar y cuándo dejar que el impulso mismo lleve las cosas hacia adelante de manera eficiente. ¿Quieres ser un líder audaz? Elabore su plan para que cada acción aproveche el éxito de la anterior. Aproveche cualquier victoria que gane atención, respeto y popularidad. Active a sus fans, cultive relaciones, genere rumores. ¡No te deslices!

¿Como esta publicación? Si es así, regístrese aquí y nunca se pierda los pensamientos y el humor de Kevin.

Las opiniones expresadas aquí por los columnistas de Inc.com son propias, no de Inc.com.

7 cosas que la gente realmente audaz hace

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *