Para algunos dueños de negocios, la «moral de la oficina» parece un término inventado por empleados que simplemente quieren divertirse más en el trabajo. Sin embargo, es una característica muy importante de cualquier lugar de trabajo y que se puede medir y mejorar. La baja moral de la oficina puede arruinar la productividad total, mientras que la alta moral de la oficina puede mantener a todos no solo productivos sino también felices y satisfechos con su trabajo.

Obviamente, desea mantener la moral de la oficina lo más alta posible en beneficio de su empresa, pero a menudo es más fácil decirlo que hacerlo. Afortunadamente, existen muchas estrategias para aumentar la moral colectiva de su equipo, y no todas requieren tiempo o dinero para implementarlas.

La baja moral no siempre es obvia. Aprender a identificar las señales es importante para los jefes, supervisores y líderes de equipo, ya que la mayoría de los trabajadores no dirán explícitamente que se sienten desanimados o frustrados. Detectar los síntomas temprano y abordarlos de manera proactiva puede ayudarlo a mantener a su equipo funcionando sin contratiempos o interrupciones mínimas en su productividad general:

Falta de cooperacion.

Pocas conversaciones personales.

Iniciativas personales raras.

Aumento de las tasas de rotación.

Mal desempeño o actitud en general.

1. Reconocer los logros individuales y grupales

La moral tiende a hundirse cuando las personas sienten que su trabajo no está siendo reconocido o apreciado. Cuando los empleadores buscan recompensar a sus empleados por el trabajo duro constante, piensan en ofrecer aumentos, promociones o nuevos beneficios, pero los reconocimientos más pequeños pueden ir mucho más allá y costar mucho menos. Cuando uno de sus equipos logre sus objetivos, felicítelo y agradézcale por sus contribuciones. Cuando un individuo se desempeñe excepcionalmente bien, felicítelo personal y públicamente. Su objetivo debe ser crear un entorno en el que las personas se den cuenta de que su trabajo es apreciado.

2. Haz tiempo para divertirte en la oficina

«Trabajo» y «diversión» no son términos mutuamente excluyentes. Puede inyectar un poco de diversión regular en el lugar de trabajo sin arruinar inmediatamente sus posibilidades de tener un día productivo. Tenga algunas actividades recreativas en la sala de descanso, como una mesa de billar o un tablero de dardos, y haga un esfuerzo para contar un nuevo chiste si tiene uno listo. Divida el día con un poco de diversión y el trabajo no parecerá tanto trabajo. Unos pocos minutos lejos del escritorio pueden mejorar la productividad durante horas y proporcionar aumentos constantes en la moral que valen mucho más que esos pocos minutos perdidos de trabajo.

3. Permita tiempo para proyectos personales

Incluso si su posición es una manifestación de sus pasiones personales, las personas pueden desanimarse si solo están trabajando en proyectos de «trabajo». Por ejemplo, un desarrollador de software puede sentirse sofocado si solo trabaja en tareas de desarrollo asignadas, en lugar de tener tiempo para explorar libremente sus propias pasiones de desarrollo. Otorgue a sus empleados tiempo para perseguir sus pasiones individuales y mantendrán su visión y pasión por mucho más tiempo. Puede seleccionar un día específico del mes para el trabajo de «proyecto personal», una hora o dos cada semana, o simplemente otorgar unos días adicionales de vacaciones para que los empleados los utilicen para el trabajo personal.

La moral puede hundirse cuando la oficina comienza a sentirse como una institución robótica. Cuando un empleado llega a la misma hora, al mismo lugar y hace las mismas cosas en el mismo orden todos los días, no puedes culparlo por sentirse aburrido o desanimado. Cambiar la rutina puede tener un efecto dramático en la moral, incluso si los cambios son temporales o sutiles. Modifique el paisaje alrededor de la oficina, rote sus horarios de descanso para el almuerzo o tome descansos improvisados ​​de la empresa. Cualquier ruptura con la rutina puede ser positiva para la moral colectiva.

5. Celebra hitos personales

Sus empleados tienen vidas fuera de la oficina y es su trabajo apreciar ese hecho. Controle a sus empleados y celebre sus hitos personales; hacerlo no solo los hace sentir como parte de su familia corporativa, sino que también involucra a sus otros empleados como parte de un colectivo más grande. Celebre los cumpleaños reuniendo a personas para un descanso de celebración, envíe flores cuando uno de sus trabajadores tenga un hijo y envíe un regalo cuando uno de sus trabajadores se case. Las pequeñas cosas hacen una gran diferencia.

Si dirige una gran empresa que realiza nuevas contrataciones y nuevas promociones de forma regular, asegúrese de promover a sus propios empleados. La contratación de personal externo para llenar una vacante, incluso si el candidato tiene altas calificaciones, puede dañar seriamente la moral de su oficina. En su lugar, proponte promocionar desde dentro, incluso si requiere un poco de entrenamiento adicional. Hacerlo mejora las relaciones individuales de los empleados con la empresa y les demuestra a los demás trabajadores que sus esfuerzos finalmente serán reconocidos y recompensados.

7. Inspirar positividad a través de la positividad

La mejor manera de fomentar actitudes positivas en toda la empresa es tener una actitud positiva usted mismo. Las mentalidades positivas, al igual que las mentalidades negativas, son contagiosas y complejas. Diga cosas positivas, camine con una sonrisa en su rostro y salude personalmente a las personas cuando lleguen al trabajo. Es más probable que hagan lo mismo con sus compañeros de trabajo y, antes de que te des cuenta, estarás fomentando un entorno colectivo de positividad. Sea sincero, ya que la positividad exagerada a veces puede tener el efecto contrario, pero sea constante incluso en los días difíciles y cosechará los beneficios.

El mayor estímulo moral que puede ofrecer es hacerles saber a sus empleados que sus voces son escuchadas y respetadas. Tómese un tiempo de su día para preguntar a sus empleados cómo se sienten acerca de sus tareas, qué piensan de la nueva dirección de la empresa o si tienen alguna inquietud permanente. También podría tener una reunión de equipo semanal o una reunión grupal todas las mañanas para alentar la discusión abierta de estas inquietudes. Hacerlo puede cortar proactivamente cualquier problema de raíz y dar a los empleados la oportunidad de sentir que son una parte integral e importante de la empresa.

Sus empleados son la fuerza responsable de ejecutar sus directivas, y si puede mantenerlos contentos y motivados, le resultará mucho más fácil lograr sus objetivos a largo plazo. Si bien la compensación monetaria adicional y los beneficios tangibles no siempre son una opción dentro de todos los presupuestos, siempre tiene tiempo para algunos comentarios positivos o cambios ambientales que pueden mejorar la moral de su equipo.

Las opiniones expresadas aquí por los columnistas de Inc.com son propias, no de Inc.com.

8 tácticas simples para mejorar la moral de la oficina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *