Aceptar la realidad de tu vida parece que debería ser bastante fácil. Pero mucha, mucha gente se aferra a su propia versión de la realidad. Puede estar basado en el arrepentimiento, la desilusión, la negación o simplemente esperar algo mejor: un ascenso, que los niños crezcan, la jubilación, lo que sea. La falta de conexión con la realidad es la razón por la que algunos de nosotros tenemos pantalones en el armario que no nos han entrado en años. Más significativamente, mantiene a las personas en trabajos insatisfactorios o incluso en la profesión equivocada por completo.

Hay pocas cosas mejores que puedas hacer por ti mismo que renunciar a la versión ficticia de tu vida y aprender a aceptarte a ti mismo, a tu vida y a tu realidad. Incluso si tu situación es terrible, el primer paso para mejorarla es reconocerla por lo que es.

Aquí hay 11 maneras de hacer frente a la realidad, especialmente las partes de la realidad que no te gustan, y cómo puedes convertirlas en la realidad que deseas.

1. Acéptate a ti mismo.

La aceptación es la capacidad de valorar incondicionalmente todas las partes de lo que eres. Eso significa que reconoces todo de ti mismo: lo bueno y las cosas que necesitan mejorar. Para la mayoría de nosotros, la autoaceptación puede ser difícil. Tendemos a ser críticos con nosotros mismos, pero hay varias formas de aprender a aceptarte a ti mismo y a tu vida. Todo comienza con tu estado de ánimo.

2. Reconoce tu realidad.

A veces, enfrentar la realidad no es lo más fácil, pero aceptar tu situación actual puede hacerte más feliz en el presente y conducirte a un futuro mejor. Comprender, aceptar y trabajar con la realidad es tanto práctico como útil. Reconocer tu realidad te ayudará a elegir sabiamente tus sueños y luego te ayudará a alcanzarlos.

3. Practica la honestidad radical.

Cuando puede admitir su propia pretensión, puede comenzar a crear poderosamente un nuevo futuro. Negar tu realidad actual, especialmente si es mala, no hará que desaparezca. Lidiar con las cosas malas es una forma de llegar a las cosas buenas, pero requiere práctica, práctica y práctica.

4. Identifique su parte.

Para aceptar plenamente su realidad, es importante reconocer cualquier papel que haya jugado, bueno o malo, para llegar a donde está. Hágase preguntas relacionadas con su situación actual para ayudar a encontrar soluciones. Para aceptar plenamente su realidad, es importante identificar lo que pudo haber hecho para fomentar el éxito o el fracaso. Una vez que sepa con qué está lidiando, puede trabajar para dar los mejores pasos a seguir.

5. Admite tus errores.

Recuerde que no puede arreglar nada hasta que admita que hay un problema. Trate de ver sus errores no como fracasos sino como oportunidades de aprendizaje, y tenga la fuerza interior para darse cuenta de que controla su realidad y es el único que puede cambiarla. Decide lo que es importante para ti y pon tu mente en ello.

6. Sea dueño de sus resultados.

Trabaja para adueñarte de cada parte de tu realidad, no solo las cosas que necesitan trabajo, sino también tus fortalezas y éxitos. Ser dueño de todos sus resultados puede ayudarlo a aprender a hacerlo mejor la próxima vez, a ver el fracaso como un momento de aprendizaje.

7. No dejes que el miedo se interponga en tu camino.

No dejes que los miedos, especialmente los miedos a lo que los demás piensen de ti, se interpongan en tu camino. Debe estar dispuesto a hacer las cosas de la manera única que considere mejor y a reflexionar sobre cualquier comentario que reciba.

8. Cuente con sus competencias.

Es fácil mirarse en el espejo y señalar todas sus inseguridades. Pero para afrontar tu realidad, lo mejor es empezar a contar todos los aspectos positivos. Haz una lista de tus fortalezas, las cosas en las que eres bueno, los valores que tienes y los logros que has logrado. Contar con tus competencias te ayuda a darte cuenta de tus puntos fuertes, lo que a su vez te ayudará a mejorar tu actitud hacia ti mismo.

9. Deja de lado tus prejuicios.

No te dejes atrapar por la vida que crees que debes tener, sino trabaja para crear la realidad que debes vivir. Tus prejuicios pueden cegarte ante casi cualquier realidad. Puedes intentar ignorarlos, pero cerrar los ojos no hará que desaparezcan. En su lugar, aprende a entenderlos y déjalos ir.

10. Acepta que la lucha siempre será parte de tu realidad.

No se aleje de los desafíos, sino más bien sumérjase en la lucha y siéntase cómodo operando y viviendo allí. Las luchas son una forma de vida, y tenemos que aprender a afrontarlas. Y nunca se sabe: las cosas más desafiantes pueden brindar la mayor oportunidad de éxito.

11. Haz un plan para alcanzar tu meta.

Incluya los pasos que tomará para crear una nueva realidad. Divida su objetivo en pequeños pasos que pueda lograr uno a la vez para desarrollar su confianza y autoestima a medida que avanza. Tu nueva realidad puede comenzar a suceder una vez que tengas un plan con objetivos específicos.

Recuerda, nunca podrás crear la realidad correcta si no estás dispuesto a dejar ir la realidad equivocada.

Las opiniones expresadas aquí por los columnistas de Inc.com son propias, no de Inc.com.

Cómo aceptarte a ti mismo, a tu vida y a tu realidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *