La mayoría de la gente te dirá que la suerte se trata de estar en el lugar correcto con las personas adecuadas en el momento adecuado, pero la suerte es mucho más que eso.

El diccionario describe la suerte como eventos que influyen en su vida pero no son de su creación.

Si creemos que tenemos el control perfecto de nuestras vidas, nos estamos engañando a nosotros mismos. Incluso la planificación más cuidadosa se encuentra con lo inesperado. Eso es inevitable.

La forma en que permitimos que se produzca ese cambio no planificado es un componente importante de la suerte que tenemos.

Sigue estos 13 principios y verás cómo cambia tu suerte.

1. Posiciónate. El primer paso para mejorar tu suerte es reconocer que la suerte existe. Las personas afortunadas se posicionan para la suerte al organizar sus vidas y su trabajo para que puedan aprovechar las oportunidades y capear las tormentas.

2. Planifica, pero prepárate para la fianza. Las personas afortunadas saben que es posible que sus planes no siempre funcionen, y tienen cuidado de no dejarse llevar demasiado confiados o relajados. Anticipan cambios rápidos y no apuestan todo lo que tienen a grandes compromisos irrevocables. Están listos para pagar la fianza si es necesario; saben que la suerte tiene una forma de evaporarse cuando te apoyas en ella.

3. Recuerda, la suerte viene y va. No es que las personas afortunadas se sientan incuestionablemente seguras, sino que se niegan a relajarse. Mantienen sus opciones abiertas y exploran nuevas posibilidades.

4. No se culpe. Las personas afortunadas no se sienten responsables de su suerte; cuando tienen una racha de mala suerte, no se culpan a sí mismas. En cambio, buscan formas de darle la vuelta.

5. Ve donde reside la suerte. Las personas afortunadas se rodean de personas a las que les suceden cosas. Cultiva el tipo de personalidad que te hace notar, y luego haz contactos y participa.

6. Saca el cuello. Los afortunados saben que tienes que invitar a la suerte a que suceda, en otras palabras, arriesgar el cuello. Tome algunos riesgos y esté dispuesto a aceptar lo que pueda venir, bueno o malo, y trate con ambos a medida que se desarrolle.

7. Nunca digas que algo es 100 por ciento seguro. Las personas afortunadas saben que algunas de sus decisiones serán incorrectas, por lo que, aunque se arriesguen, no se preparan para el fracaso esperando que el éxito les llegue siempre.

8. No presiones. Las personas que tienen suerte siempre asumen que su suerte se acabará. Venden poco y no suben al pico, porque saben que no deben tentar su suerte. No se trata de ser pesimista sino realista, con un enfoque racional de un mundo que es incontrolable e impredecible.

9. No busques un camino recto. Las personas afortunadas no solo se permiten distraerse, sino que invitan a las distracciones. Su camino nunca es una línea recta. Nunca sabes a dónde te llevará la vida, y los golpes de suerte pueden provenir de algo que no podrías haber imaginado.

10 Pierde con optimismo. Las personas afortunadas son ágiles y flexibles y están listas para tomar desvíos cuando lo necesitan. Esperan lo mejor pero saben cómo manejar lo peor.

11. Escucha. La gente afortunada sabe que se aprende más escuchando que hablando. Cuando escuchas, puedes observar más, ver más y saber más. También saben que es mucho más difícil meterse en problemas cuando mantienes la boca cerrada.

12. Forma pareja. Las personas afortunadas tienden a tener grandes socios. Por supuesto, a muchas personas les va bien por su cuenta, pero una asociación sólida le permite desarrollar dos conjuntos de fortalezas y le brinda una caja de resonancia para nuevas ideas.

13 Permanece ocupada. La gente afortunada siempre parece tener más de una empresa en marcha al mismo tiempo, por lo que si una cosa no funciona, hay muchas otras opciones.

Una persona constantemente afortunada es alguien que ve la vida por lo que es, y por lo que no es, y hace todo lo posible para ser flexible, ágil, observador, optimista y comprensivo.

Saben que a veces no conseguir lo que quieres es un brillante golpe de suerte, y que a veces conseguir lo que quieres sucedió porque saliste y lo conseguiste.

¿Qué tan afortunado te sientes?

Las opiniones expresadas aquí por los columnistas de Inc.com son propias, no de Inc.com.

Cómo tener suerte y mantener la suerte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *