La motivación de los empleados es el nivel de energía, compromiso y creatividad que los trabajadores de una empresa aportan a sus puestos de trabajo. Ya sea que la economía crezca o se reduzca, encontrar formas de motivar a los empleados siempre es una preocupación de la gerencia. Las teorías en competencia enfatizan los incentivos o la participación de los empleados (empoderamiento). La motivación de los empleados a veces puede ser particularmente problemática para las pequeñas empresas. El propietario a menudo ha pasado años construyendo una empresa de manera práctica y, por lo tanto, le resulta difícil delegar responsabilidades significativas a otros. Pero los empresarios deben tener en cuenta estos peligros: los efectos de la baja motivación de los empleados en las pequeñas empresas pueden ser perjudiciales. Tales problemas incluyen la complacencia, el desinterés e incluso el desánimo generalizado. Tales actitudes pueden acumularse en crisis.

Pero la pequeña empresa también puede proporcionar un ambiente ideal para la motivación de los empleados: los empleados ven los resultados de sus contribuciones directamente; la retroalimentación es rápida y visible. Una fuerza de trabajo motivada y que trabaja sin problemas también libera al propietario de las tareas diarias para pensar en el desarrollo a largo plazo. Además, la recompensa tangible y emocional puede significar la retención de empleados deseables. Las personas prosperan en entornos de trabajo creativos y quieren marcar la diferencia. Idealmente, el resultado del trabajo en sí mismo les dará una sensación de logro, pero los programas de recompensa y reconocimiento bien estructurados pueden subrayar esta consecuencia.

¿QUÉ MOTIVA?

Un enfoque de la motivación de los empleados ha sido considerar los «complementos» del trabajo de un individuo como los factores principales para mejorar el desempeño. Las empresas han utilizado combinaciones interminables de beneficios para empleados, como atención médica, seguro de vida, reparto de utilidades, planes de propiedad de acciones para empleados, instalaciones para hacer ejercicio, planes de comidas subsidiadas, disponibilidad de cuidado de niños, automóviles de la empresa y más, en sus esfuerzos por mantener felices a los empleados. empleados en la creencia de que los empleados felices son empleados motivados.

Muchos teóricos modernos, sin embargo, proponen que la motivación que siente un empleado hacia su trabajo tiene menos que ver con las recompensas materiales que con el diseño del trabajo en sí. Los estudios que se remontan a 1950 han demostrado que los trabajos altamente segmentados y simplificados dieron como resultado una menor moral y rendimiento de los empleados. Otras consecuencias de la baja motivación de los empleados incluyen el ausentismo y la alta rotación, los cuales son muy costosos para cualquier empresa. Como resultado, las iniciativas de «ampliación del trabajo» comenzaron a surgir en las principales empresas en la década de 1950.

Si bien la terminología cambia, los principios de la motivación de los empleados permanecen relativamente sin cambios con respecto a los hallazgos de hace más de medio siglo. Las palabras de moda de hoy incluyen «empoderamiento», «círculos de calidad» y «trabajo en equipo». El empoderamiento otorga autonomía y permite que un empleado se apropie de las ideas y los logros, ya sea actuando solo o en equipo. Los círculos de calidad y la aparición cada vez mayor de equipos en los entornos de trabajo actuales brindan a los empleados oportunidades para reforzar la importancia del trabajo realizado por los miembros y recibir comentarios sobre la eficacia de ese trabajo.

En las pequeñas empresas, que pueden carecer de los recursos para implementar programas formales de motivación de los empleados, los gerentes pueden, sin embargo, lograr los mismos principios básicos. Para ayudar a los empleados a sentir que sus trabajos son significativos y que sus contribuciones son valiosas para la empresa, el propietario de la pequeña empresa debe comunicar el propósito de la empresa a los empleados. Esta comunicación debe tomar la forma de palabras tanto como de acciones. Además, el propietario de la pequeña empresa debe establecer altos estándares para los empleados, pero también seguir apoyando sus esfuerzos cuando no se pueden alcanzar las metas. También puede ser útil permitir a los empleados tanta autonomía y flexibilidad como sea posible en la forma en que se realizan sus trabajos. Se fomentará la creatividad si los errores honestos se corrigen pero no se castigan. Finalmente, el propietario de la pequeña empresa debe tomar medidas para incorporar la visión de los empleados para la empresa con su propia visión. Esto motivará a los empleados a contribuir con las metas de la pequeña empresa, así como también ayudará a prevenir el estancamiento en su dirección y propósito.

MÉTODOS DE MOTIVACIÓN

Existen tantos métodos diferentes para motivar a los empleados hoy en día como empresas que operan en el entorno empresarial global. Aún así, algunas estrategias prevalecen en todas las organizaciones que se esfuerzan por mejorar la motivación de los empleados. Los mejores esfuerzos de motivación de los empleados se centrarán en lo que los empleados consideren importante. Puede ser que los empleados dentro del mismo departamento de la misma organización tengan diferentes motivaciones. Muchas organizaciones hoy en día encuentran que la flexibilidad en el diseño del trabajo y los sistemas de recompensa ha resultado en una mayor longevidad de los empleados en la empresa, una mayor productividad y una mejor moral.

Empoderamiento

Dar a los empleados más responsabilidad y autoridad para la toma de decisiones aumenta su ámbito de control sobre las tareas de las que son responsables y los equipa mejor para llevar a cabo esas tareas. Como resultado, disminuyen los sentimientos de frustración que surgen de tener que rendir cuentas por algo que uno no tiene los recursos para llevar a cabo. La energía se desvía de la autopreservación a la mejora de la realización de tareas.

Creatividad e innovación

En muchas empresas, los empleados con ideas creativas no las expresan a la gerencia por temor a que su aporte sea ignorado o ridiculizado. La aprobación de la empresa y seguir la línea de la empresa se han vuelto tan arraigados en algunos entornos de trabajo que tanto el empleado como la organización sufren. Cuando el poder de crear en la organización pasa del nivel superior al personal de línea, los empleados que conocen mejor un trabajo, producto o servicio tienen la oportunidad de utilizar sus ideas para mejorarlo. El poder de crear motiva a los empleados y beneficia a la organización al tener una fuerza de trabajo más flexible, utilizar más sabiamente la experiencia de sus empleados y aumentar el intercambio de ideas e información entre empleados y departamentos. Estas mejoras también crean una apertura al cambio que puede dar a una empresa la capacidad de responder rápidamente a los cambios del mercado y mantener la ventaja de ser el primero en moverse en el mercado.

Aprendizaje

Si a los empleados se les brindan las herramientas y las oportunidades para lograr más, la mayoría aceptará el desafío. Las empresas pueden motivar a los empleados a lograr más comprometiéndose con la mejora continua de las habilidades de los empleados. Los programas de acreditación y licencia para los empleados son una forma cada vez más popular y eficaz de generar crecimiento en el conocimiento y la motivación de los empleados. A menudo, estos programas mejoran las actitudes de los empleados hacia el cliente y la empresa, al tiempo que refuerzan la confianza en sí mismos. Apoyando esta afirmación, un análisis de los factores que influyen en la motivación para aprender encontró que está directamente relacionado con el grado en que los participantes de la capacitación creen que dicha participación afectará la utilidad de su trabajo o carrera. En otras palabras, si el conjunto de conocimientos adquiridos se puede aplicar al trabajo a realizar, entonces la adquisición de ese conocimiento será un evento valioso para el empleado y el empleador.

Calidad de vida

El número de horas trabajadas cada semana por los trabajadores estadounidenses va en aumento, y muchas familias tienen dos adultos que trabajan ese aumento de horas. Bajo estas circunstancias, muchos trabajadores se preguntan cómo cumplir con las exigencias de sus vidas más allá del lugar de trabajo. A menudo, esta preocupación ocurre en el trabajo y puede reducir la productividad y la moral de un empleado. Las empresas que han instituido arreglos de empleados flexibles han ganado empleados motivados cuya productividad ha aumentado. Los programas que incorporan horarios flexibles, semanas laborales condensadas o trabajo compartido, por ejemplo, han tenido éxito en enfocar a los empleados abrumados hacia el trabajo que deben hacer y alejarlos de las demandas de sus vidas privadas.

Incentivo monetario

A pesar de toda la defensa de los motivadores alternativos, el dinero todavía ocupa un lugar importante en la combinación de motivadores. La participación en los beneficios de una empresa incentiva a los empleados a producir un producto de calidad, realizar un servicio de calidad o mejorar la calidad de un proceso dentro de la empresa. Lo que beneficia a la empresa beneficia directamente al empleado. Se otorgan recompensas monetarias y de otro tipo a los empleados por generar ahorros de costos o ideas de mejora de procesos, para aumentar la productividad y reducir el ausentismo. El dinero es efectivo cuando está directamente ligado a las ideas o logros de un empleado. Sin embargo, si no se combina con otros motivadores no monetarios, sus efectos motivadores son de corta duración. Además, los incentivos monetarios pueden resultar contraproducentes si no se ponen a disposición de todos los miembros de la organización.

Otros incentivos

Estudio tras estudio ha encontrado que los motivadores más efectivos de los trabajadores no son monetarios. Los sistemas monetarios son motivadores insuficientes, en parte porque las expectativas a menudo superan los resultados y porque la disparidad entre las personas asalariadas puede dividir a los empleados en lugar de unirlos. Los motivadores positivos no monetarios comprobados fomentan el espíritu de equipo e incluyen reconocimiento, responsabilidad y avance. Los gerentes que reconozcan las «pequeñas victorias» de los empleados, promuevan entornos participativos y traten a los empleados con justicia y respeto encontrarán que sus empleados están más motivados. Los gerentes de una empresa hicieron una lluvia de ideas para crear 30 poderosas recompensas que cuestan poco o nada implementar. Las recompensas más efectivas, como cartas de elogio y tiempo libre en el trabajo, mejoraron la realización personal y el respeto por uno mismo. A largo plazo, los elogios sinceros y los gestos personales son mucho más efectivos y económicos que los premios en dinero solamente. Al final, un programa que combine sistemas de recompensas monetarias y satisfaga las necesidades intrínsecas de autorrealización puede ser el motivador más potente de los empleados.

BIBLIOGRAFÍA

Battisti, Pete. «Recompensa para motivar». Paredes y Techos. diciembre de 2005.

Frase-Blunt, Martha. «Conduciendo a casa su programa de premios». Revista HR. febrero de 2001.

Hohman, Kevin M. «Una pasión por el éxito: la aceptación de los empleados es la clave». Venta al por menor hágalo usted mismo. febrero de 2006.

«En resumen: el reconocimiento es el mayor motivador». Beneficios para empleados. 10 de febrero de 2006.

«Los esquemas de incentivos aún no logran retener al personal». Beneficios para empleados. 4 de noviembre de 2005.

Parker, Owen. «Remuneración y Compromiso del Empleado». Revista de negocios Ivey. enero de 2001.

«Brindando Oportunidades para Crecer». Informática Semanal. 7 de febrero de 2006.

White, Carol-Ann. «La opinión de un experto sobre la gestión de empleados desmotivados». Personal Hoy. 15 de noviembre de 2005.

Motivación de los empleados | Inc.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *